Digo yo….

Que digo yo…. que tengo un boli que guía mi mano cada vez que me pongo a escribir. Lo curioso es que es un boli heredado de mi hija, un boli de Princesas con el que me encanta borronear papeles y que atrae a mi mente y a mi mano lo más ingenuo de mi. Me dejo llevar. Me encanta escribir y me he convencido a mi misma diciéndome que no se me da mal… Ya se sabe… Si no te lo dices tu, quien te lo va a decir…

Lo curioso es que, después de meses sin escribir por problemas técnicos, parece que el destino (y la tecnología, siempre traicionera) me empuja, y alejándome de los problemas ajenos que nos dominan, me revelo y me alzo vencedora.

Al lío, sigo siendo tradicional (en todos los sentidos, aunque ahora no viene a cuento): Primero escribo sobre papel y luego lo paso al teclado. Mi vida también es un borrón y cuenta nueva. Me encantan las papeleras, aunque las utilice menos de lo que debería. Supongo que al final, somo como somos y que lo difícil es cambiar el sentido de nuestras raíces.  Las metáforas no son sólo metáforas, sino grandes verdades encubiertas en letras… Igual que las grandes profesionales son excelentes trabajadoras por muy largas piernas que tengan…

Siempre lo digo… Leer entre líneas es todo un don. Como ser inteligente. Muchos presumen, pero solo unos cuantos son los elegidos. Las verdaderas reflexiones se hacen en soledad. Los secretos, suponemos, se cuentan solo a los mejores amigos, pero al final y aunque no lo sepamos, siempre los conocen muchos más de los que pensamos.

Así pues, y enlazada con mi primera teoría, van otras dos (Aviso a navegantes)

  •  “Teoría A”, que es la que todos conocen y que no merece la pena explicar, aunque para que nadie se sienta excluido designaremos como lo obvio de una situación. Traducido: lo que la gran mayoría piensa que es su vida, la realidad….
  • A continuación, está la “Teoría B”, un poco más complicada, pero no demasiado. En momentos de duda, será la elegida por los que se creen más listos, pero que en realidad no lo son… La vida, la realidad, pero con algunas dudas, comprensibles, que todos conocen, pero que nadie se atreve a revelar…

Y llega mi favorita, la que más me motiva, la que me gustaría desarrollar pero por principios no soy capaz….

  • La “Teoría C”. La que solo los elegidos pueden percibir, descifrar e incluso reconocer. ¿Esto que es?

Que digo yo, que las teorías también tienen sus fallos, que igual que mi ordenador tiene cientos de virus que me impiden incluir imágenes y editar este texto, seguramente y aunque no seamos conscientes de ello, los que lo leemos también estamos infectados. Y yo la primera (muy infectada… pero mucho, mucho…) Entono el mea culpa pero no me excluyo del error. No obstante, y valiéndome del “civismo” (ironía ON) hago acopio de valor y dedico mi comentario a uno de mis lectores… Al primero únic (y casi el único) que me ha dicho que le encanta lo que escribo.

No se muy bien a que viene esto… Bueno, si lo se… La idea primordial era intentar dilucidar, dentro de tres teorías que me implicaban en algo, cual era la mía (aunque al final me he dispersado) pero lo cierto es que desde el principio, la conocía.

Yo soy de la “C”, que cada uno saque sus propias conclusiones. Voy a intentar inventar, siguiendo el orden alfabético, la Teoría D, pero no estoy muy segura de si voy a ser capaz….. Y es que con esa letra concreta, no puedo ser objetiva….

(Dedicado a mi hermana postiza, que seguro que ha entendido todo e incluso ha elaborado una nueva teoría)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s