5 Planes para triunfar como Madre (o padre)

Entono una vez más el mea culpa por no dedicar a este espacio todo lo que debería. Hoy he tenido un poco más de tiempo del habitual. Me he concedido el pequeño placer de darme un capricho…. y me he regalado unos minutos para hacer algo que me apasiona: reflexionar… (¡qué poco pido….!) madre ocupada

Casi se me había olvidado como se hacía, pero al final, he sido capaz de concentrarme.

Odio incumplir mis retos. Pero vuelvo a mi reflexión, que para una vez que me da tiempo a ejecutarla, merece ser compartida. No he necesitado pensar mucho para elegir un tema y compartirlo por aquí: mi rutina diaria me agota y hay que buscar soluciones. Esto es como aquel famoso eslogan de “busque, compare y si encuentra algo mejor… cómprelo”. Pues bien, ¡¡vamos al lío!! seo-colon-610x457

Cierto es, que no soy una persona a la que su naturaleza haya premiado con el don de la fuerza de voluntad, pero ¡qué narices!… ¡esto de escribir no puede compararse a mi reto de dejar de fumar!  Tengo que conseguirlo… Al grano. Mis dos hijos absorben toda mi energía, así que cuando me dejan “libre” (es decir, cuando se van a dormir) mis baterías ya están prácticamente descargadas. Vamos, que activo el modo off y me quedo tan a gusto. Así que, consecuencia de mis remordimientos y lo que a veces considero falta de realización como mujer  ( y en ocasiones también como madre, por qué negarlo), me he puesto a documentarme para comprobar si hay planes alternativos.

¡Y los hay! Busquemos soluciones….

  1. El estrés. ¿Nos hace crecer o encogernos?

Empiezo a leer sobre el tema y por más que busco, todos los “expertos” llegan a la misma conclusión: “el estrés no tiene por qué ser negativo”. ¿¿Cómooooo??… Qué ahora resulta que dicen, que en su justa medida nos hace crecer…. Pues a mi me empequeñece…  Algo no estaré haciendo bien. Lo mejor será aprender. Me pongo a analizar y descubro cual podría ser la raíz de mi problema: el día solo tiene 24 horas y yo necesitaría, mínimo, 30…. ¿Veis? ¡Solo de pensarlo ya me estoy estresando! anti estres

Primer reto a solucionar.

    2. Las Prisas

Sigo analizando. ¿Por qué voy corriendo a todas partes? Y lo que es peor, ¿por qué hago a mis hijos correr conmigo?

madre estresada

Cierto es que el poder de convicción no debe ser una de mis virtudes, porque nunca consigo que vayan a mi ritmo. No obstante, y tras muchos intentos de trasladarles la necesidad de no llegar tarde a los sitios, he llegado a una conclusión:

Los niños, hasta cierta edad, son incapaces de entender el significado de la expresión “date prisa”

Por mucho que se lo digas, por mucho que lo repitas…¡¡¡siguen haciéndolo todo a su ritmo!!! Solución en proceso: Hay que tomarse las cosas con un poco más de calma.

     3. Optimiza y vencerás

Llegados a este punto, y convencida de que nunca obtendré su colaboración, opto por pasar al Plan C: optimizar el tiempo. Esta si podría ser una opción acertada, si no fuese porque cuando llega el momento de la optimización, después de ir a la carrera durante todo el día, ya es la hora de dormir. Pero hay luz al final del túnel, creedme. El tiempo no está en el reloj, sino en nuestras manos. tiempo-entre-manos

Resulta que la clave no está en hacer miles de cosas en tiempo récord, sino de organizarse e invertir tiempo en nuestros hijos, pero tiempo de calidad. Según cuentan, no es tan complicado como parece y encima el resultado será una gran satisfacción por ambas partes.

Otra asignatura pendiente….

     4. La autoestima. ¿Requiere o no esfuerzo?

He leído algunos artículos sobre las que considero, muy acertadamente llamadas, “supermamás”, es decir, esas mujeres capaces de llevar a sus espaldas,  trabajo, casa, hijos, jefes, maridos (esto no es vinculante ni obligatorio), actividades extraescolares, enfermedades… Esas que, como decía hace un rato, van (vamos) corriendo a todos lados para cubrir las necesidades de su familia y que, incluso, son capaces de pintarse la sonrisa cada mañana, ir bien peinadas,hacer deporte y hasta de perfumarse… Esas que parecen perfectas.

mamás deporte

No es ninguna tontería y tengo que admitir que yo también (excepto en lo del ejercicio) hago lo posible para no descuidarme, aunque ello implique que el despertador suene 40 minutos antes (o algo más…).

La autoestima es fundamental para sentirnos bien. Pintarse el ojo, sentirse guapa y bien con una misma, estoy segura que ayuda a llevar un poco mejor el día a día de una mamá abnegada, pero que no por ello tiene por qué descuidarse.

No por ello vamos a ser mejores, pero al final, digo yo que en algo influirá… A mi me sirve, así que supongo que a alguien más también.

5. Los hijos viven en su “república independiente”

Leo: “los niños se contagian de nuestros estados de ánimo”. Es decir, que si soy una histérica (que aunque me pese, lo soy), ya se lo que me espera. Alguien sentó cátedra algún día e intentó convencernos de algo: somos el espejo en el que se ven reflejados nuestros hijos. Por eso me encanta el anuncio de IKEA ,  ese en el que una voz en off se asusta al pensar que los suyos serán un calco de sus desastrosos hábitos de vida, pero que demuestra que al final no es así…. que podemos estar tranquilos… (no me lo creo al 100%, pero merece la pena no perder la esperanza)

Os aseguro que nuestros hijos tienen una percepción diferente de nuestra realidad, Porque… ¿cómo si no podrían, después de decirles diariamente durante años que hagan una determinada cosa, hacer justo la contraria? Yo llevo tiempo planteándome dos opciones: o son todos sordos o simplemente interpretan órdenes a su manera… vamos, lo que yo llamo coloquialmente “distorsión”, y que me sirve para autoconvencerme de que la culpa siempre, aunque parezca extraño, no es mía….

Quedan muchos estados de ánimo en el tintero, pero los dejaremos para otro de estos “ratos” de relax que, de vez en cuando, me permito el lujo de disfrutar. De momento, y con el proyecto en mente de muchos retos que alcanzar, os dejo una conclusión, personal eso si, que siempre he pensado que debe primar en este difícil papel que se nos encomendó tras nueve meses de gestación:

Comprar a nuestros hijos para conseguir alcanzar nuestra propia satisfacción, en un futuro les conducirá a la frustración.

Y quede claro que, acertada o desacertada, es una opinión personal.

límitesSe admiten y agradecen opiniones (constructivas, eso sí) y propuestas para seguir buscando soluciones y afrontando retos. Quedan muchos, lo sé… Pero poco a poco.

Guardo y publico, no sin antes mostrar mi reconocimiento a todas las madres (y padres, por supuesto) que diariamente se convierten en ingenieros (de montes, caminos, puentes, telecomunicaciones… y seguro que de muchas más especialidades) para hacer funcionar correctamente todo este engranaje.

El

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s